El medio estadounidense The New York Times publicó un artículo en el que lograron verificar la autenticidad de una serie de videos en los que aparece un grupo de, al menos 11 militares rusos cautivos y desarmados, que fueron ejecutados a manos de las tropas ucranianas, lo que implica una violación de tratados internacionales para países que están en conflicto armado. 

Los autores del artículo, publicado el domingo 20 de noviembre, analizaron el contenido de las grabaciones filmadas tanto por los efectivos de Kiev, como desde un dron. Asimismo, entrevistaron a dos expertos que explicaron qué es lo que pudo haber ocurrido.

El New York Times confirmó crímenes de guerra por parte de unidades ucranianas

"Parece que la mayoría de ellos recibieron el disparo en la cabeza. Hay charcos de sangre. Eso indica que los dejaron allí muertos. Parece que no hicieron ningún esfuerzo por recogerlos o ayudarlos", remarcó Rohini Haar, asesora médica de la organización no gubernamental Physicians for Human Rights.

La experta subrayó que tras rendirse, a los soldados rusos se los considera "fuera de combate, o no combatientes, es decir, prisioneros de guerra".   

El New York Times confirmó crímenes de guerra por parte de unidades ucranianas

En esta línea, acentuó que lo ocurrido podría constituir una causa bajo el Estatuto de Roma que en 1998 constituyó la Corte Penal Internacional (CPI). Concretamente, el tratado estipula que "matar o herir a un combatiente que, habiendo depuesto las armas o careciendo ya de medios de defensa, se haya rendido a discreción" constituye una violación de las leyes de conflicto internacional armado, señala el diario.

Más temprano este lunes, The New York Times confirmó que los videos que circulan en línea de más de diez prisioneros de guerra rusos (PoW) ejecutados por ucranianos fueron filmados en la aldea de Makeyevka en el momento de su recuperación por las fuerzas ucranianas.