La sensación de lanzamiento que dejó el discurso de Cristina Kirchner en la UOM de Pilar, sumado a los pedidos del kirchnerismo para que el presidente Alberto Fernández abandone sus ambiciones reeleccionistas, que el mandatario resiste, provocaron que la dirigencia peronista tucumana se llamara a silencio para evitar quedar entrampada en una interna que no considera propia y que emparenta con un nubarrón amenazante para el acuerdo alcanzado por el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y el gobernador interino, Osvaldo Jaldo, de cara a los comicios del año próximo. La tropa que responde al oficialismo bifronte tucumano evitará hasta donde le sea posible referirse a la disputa nacional del Frente de Todos por temor a que la tregua trabajosamente alcanzada en la provincia, después de la guerra abierta entre ambas facciones, sufra algún traspié camino a las elecciones del 14 de mayo.

Un funcionario manzurista que tiene un cargo en la Casa de Gobierno tucumana remarcó que será casi imposible lograr del médico sanitarista una opinión que lo meta de lleno en la interna nacional. "Estamos a menos de 190 días de las elecciones provinciales y nadie quiere repetir la experiencia de la interna con Jaldo que provocó tanto daño interno. Necesitamos que en la provincia haya un peronismo unido, así que trataremos de estar al margen, al menos, todo lo que se pueda", sostuvo.

La segunda independencia: Manzur y Jaldo no quieren saber nada con Alberto en Tucumán

En el jaldismo opinan en el mismo sentido. "No debemos dividirnos de nuevo, por eso se buscará ser prescindentes en la interna entre los Fernández, a menos que sea inevitable. Aun así, por el nivel de diálogo que están teniendo Jaldo y Manzur, entiendo que buscarán que eso no repercuta para adentro. No podemos darnos el lujo de exponer fracturas a seis meses de nuestras elecciones", confesó un exlegislador con cargo en la Cámara, alineado con el vicegobernador a cargo del Ejecutivo provincial.

La cautela tiene una explicación que puede medirse en términos políticos, pero también en fondos contantes y sonantes nacionales que han contribuido a que en Tucumán, de acuerdo al informe de octubre realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), se registrara una baja interanual de 5,2 puntos en la tasa de desempleo. En total, en Tucumán se crearon 18.000 nuevos puestos de trabajo en el último año, ubicándose la tasa de desempleo en un 7,2%. Esto se debe en gran parte, según fuentes oficiales, a la decisión del Estado de invertir en infraestructura y viviendas, lo que también estimuló la actividad privada con proyectos y presupuestos que se volcaron en el mercado de la construcción. Una sintonía que en la provincia quieren cuidar para fortalecer la gestión.

Este flujo de fondos se incrementó desde que Manzur se sentó a comandar la Jefatura de Gabinete de Ministros en septiembre del año pasado. En ese reparto, hizo equilibrios para que no quedaran al margen el resto de las provincias del Norte Grande que conducen mandatarios peronistas. El rechazo de la oposición al Presupuesto 2022 también le dio un margen de maniobra mayor a la Jefatura de Gabinete para reasignar partidas a partir de la base del proyecto de gastos y recursos de 2021.

La segunda independencia: Manzur y Jaldo no quieren saber nada con Alberto en Tucumán

De acuerdo al proyecto de Presupuesto 2023, el Poder Ejecutivo Nacional plantea erogar unos 3,4 billones de pesos en el Norte Grande: el 62% en el NOA (por $ 2,1 billones) y el 38% en el NEA (por $ 1,2 billones). Esta inversión comprende al total de las erogaciones por salarios de agentes públicos nacionales, gastos de consumo, prestaciones de la seguridad, transferencias, inversión real directa, entre otras. La provincia con la mayor asignación en la región es Tucumán, con un total de $ 605.573 millones (+95% anual), seguida de Salta ($ 490.406 M con +94,5%) y Misiones ($ 379.797 M y +97%). Le siguen Corrientes ($ 356.381 M y +89,9%), Chaco ($ 339.884 M y +93,3%), Santiago del Estero ($ 321.746 M y +99,6%), Jujuy ($ 286.841 M y +97,6%) y La Rioja ($ 203.860 M y +65,2%). Cierran el listado Catamarca ($ 192.159 M y +76,4%) y Formosa ($ 182.347 M y +85,3%).

Con estos números a la vista y el Presupuesto 2023 en camino de ser aprobado en el Senado, se suman razones que pesan a la hora de la gestión por las que el peronismo tucumano y sus cabecillas, Manzur y Jaldo, buscarán esquivar la confrontación en lo más alto de la cúpula del oficialismo.