Mientras los principales dirigentes del Frente de Todos intercambian cruces verbales, las relaciones internas entre los funcionarios públicos también se resiente. El vínculo entre el gobernador provincial Axel Kicillof y el presidente Alberto Fernández no es la excepción.

Pese a que la relación “no está cortada”, la confianza que había entre el mandatario nacional y el provincial se disolvió. En la Provincia aseguran que Alberto Fernández “está enojado” con el Gobernador, sin que haya ninguna discusión o tema puntual de por medio, segun consignó infocielo.

"Alberto está enojado", afirman en la Rosada: en la sede de gobierno en La Plata se ahogan de la risa

La distancia no pasó desapercibida. En los últimos dos meses se puede contar con una mano las veces que compartieron acto, cuando antes lo hacían de manera frecuente. El último encuentro fue hace cinco días, en Tecnópolis. Sin embargo, hubo al menos tres recorridas del Presidente por el conurbano en las que el mandatario provincial no participó. La explicación oficial es que la agenda presidencial se resuelve día a día, y eso dificulta a Kicillof acompañar al mandatario nacional. “Antes corríamos todo, ahora mantenemos la agenda armada”, revelaron a este medio desde el entorno del Gobernador.

Pese a las diferencias, en Provincia aseguran que no afectará el vínculo entre los dos ejecutivos. “Seguimos trabajando con el Gobierno Nacional y no vamos a dejar de hacerlo”, afirman en Calle 6. Eso sí, la relación y el diálogo pasó a ser con el ministro Sergio Massa y otros miembros del gabinete, en lugar de ser directa.

Ayer el Presidente recibió en Casa Rosada junto al Ministro de Economía a un grupo de intendentes del conurbano. El emisario de la gestión provincial fue el jefe de Gabinete, Martín Insaurralde, quien tiene rienda suelta en su cargo. Allí, los jefes comunales reclamaron fondos para hacer frente a la crisis social consecuente a la económica y a la crisis inflacionaria. Aunque hubo hermetismo respecto a las charlas de fondo, se supo que el presidente se comprometió a asignar más recursos, especialmente en seguridad e infraestructura.

"Alberto está enojado", afirman en la Rosada: en la sede de gobierno en La Plata se ahogan de la risa

El canto "Cristina presidenta" y las críticas del gabinete provincial

Kicillof, se sabe, tiene como líder política a Cristina Kirchner. Así como la vicepresidenta fue la que eligió a Alberto Fernández para "que encabece la fórmula que integraremos juntos", como anunció por video una mañana de sábado; fue quien dio el visto bueno para que Axel Kicillof sea el candidato en la provincia de Buenos Aires para recuperar la provincia que gobernaba María Eugenia Vidal.

El mandatario provincial apoyó gran parte de sus pasos al frente de un puesto ejecutivo en los consejos de la ex presidenta. Fue Cristina, por ejemplo, quien le pidió que "abra" su gabinete luego de la derrota electoral en las PASO de 2021. Así, Kicillof reacomodó a Carlos Bianco y Agustín Simone para que ocupen su lugar Martín Insaurralde y Leonardo Nardini. Eso le permitió recuperar el vínculo con los intendentes, quienes previamente desfilaron por Casa de Gobierno con una catarata de reproches a la falta de territorialidad que tenía, hasta entonces, su gestión.

Tweet de @VisionPoliticaOk

Como contó INFOCIELO, la relación entre Cristina Kirchner y su ex ministro de Economía; y a su vez la buena relación de éste con Alberto Fernández, lo situó como un nexo entre ambas instituciones del Frente de Todos en los momentos de crisis que atravesaron a fines de 2021 y principios de este año, especialmente luego de cerrado el nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, momento indudable de quiebre en la coalición.

En los últimos días Axel Kicillof se mostró más cercano al líder de La Cámpora y gran crítico de la gestión albertista, Máximo Kirchner. Hasta el momento se había mostrado intransigente respecto a posibles candidaturas, incluso la propia. No obstante, el viernes pasado en el congreso de la UOM que encabezó Cristina Kirchner, se sumó al vitoreo por "Cristina presidenta", en detrimento de un presidente que aún piensa en la reelección.