La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner recordó que le gatillaron "una pistola a 15 centímetros" de su cabeza el 1 de septiembre pasado, y consideró que las cuatro personas detenidas por el intento de magnicidio "no son autoras intelectuales" de ese hecho.

Así lo sostuvo al exponer en la última jornada del alegato de su defensa en el proceso oral y público que se le sigue por la denominada causa "Vialidad" y aseguró sobre ese punto que “se montó una fábula para traerme de los pelos a este juicio”.

La presidenta del Senado, en su condición de abogada, asumió su propia defensa, luego de los alegatos de sus abogados, quienes rebatieron en forma detallada los argumentos de la fiscalía para pedir una condena de 12 años de prisión para Cristina Kirchner.

"Me siento en estado de indefensión. Los jueces que me juzgan a mí, los de Casación, el fiscal, son amigos y jugaban al paddle con Macri. O lo iban a visitar a la Rosada", recalcó la vicepresidenta durante su alegato.

"¿Cómo se sentiría usted si los defensores de quién intentó matarlo fueran asesores de legisladores peronistas?", le preguntó al juez Jorge Gorini, en referencia a los letrados que defienden a Nicolás Carrizo, el jefe de "los copitos", defendido por Gabriel Marano y Brenda Salva.

"Me siento en estado de indefensión": el contra ataque de CFK en el final de su alegato

La vicepresidenta sostuvo que con el alegato de Beraldi "quedó demostrado que los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola mintieron en el alegato final de acusación con calumnias, mentiras y difamaciones", y además sostuvo que "es absurdo y raya lo ridículo" que este proceso judicial incluya la acusación de que los gobiernos kirchneristas de 2003 al 2015 fueron "una asociación ilícita".

Desde pasadas las 11.30 y hasta casi las 12:50, la ex mandataria y titular del Senado expuso en el marco del alegato en su defensa en el juicio Vialidad y allí subrayó, "con pruebas documentales" sus representantes en este debate "desmontaron las increíbles mentiras de los fiscales y las arbitrariedades que se realizaron en este juicio oral".

En ese contexto, dijo: "Quedaron a la luz del día las arbitrariedades que se han cometido en este juicio".

"En un momento parecía que estuve viendo una película en Estados Unidos donde hay un juicio por jurado donde van y se encuentra la verdad. No se puede creer cómo y por qué se ha llevado adelante este juicio", agregó.

"Me siento en estado de indefensión": el contra ataque de CFK en el final de su alegato

Por otro lado, Cristina Fernández de Kirchner consideró que “se montó una fábula" para traerla "de los pelos a este juicio” sobre el direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz, y recordó que fue “la única que denunció el encubrimiento” del atentado a la AMIA, algo que fue “armado desde (los tribunales) de Comodoro Py”.

En otro tramo de su exposición, manifestó que "la acusación de los fiscales dice que los gobiernos desde 2003 hasta el 2015 fueron tres asociaciones ilícitas" y recalcó que se trata de "tres gobiernos constitucionales de una misma fuerza política y eso no lo logró nunca nadie en la historia después de la Ley Sáenz Peña".

"Me siento en estado de indefensión": el contra ataque de CFK en el final de su alegato

"Desde la fiscalía dicen que estos tres gobiernos elegidos por el pueblo son una asociación ilícita para hacer 51 obras en Santa Cruz, a través de esa provincia. O sea que Néstor Kirchner, que fue intendente en 1987, gobernador en el '91, reelecto en el '95 y '99, pensando que iba a ser Presidente en 2003 para hacer 51 obras viales a través de la provincia de la que había sido gobernador", planteó con ironía la Vicepresidenta.

En esa línea, reflexionó: "Esta sola enunciación bastaría para que nadie tome seriamente esta acusación porque es ilógica, es absurda, raya en el ridículo. Es decir que militamos toda la vida para 51 obras viales", planteó.

Durante su exposición en el marco del alegato de su defensa, la titular del Senado pidió al Tribunal Oral Federal (TOF) 2 que, "al finalizar las audiencias, se extraiga testimonio de todas y cada una de las mentiras de los fiscales que desarrollaron en los alegatos contrastadas con las pruebas obrantes en el expediente, las pruebas documentales, testimoniales y periciales".

"Me siento en estado de indefensión": el contra ataque de CFK en el final de su alegato

Por otra parte, al igual que ya lo había denunciado cuando el tribunal impidió ampliar su declaración, Fernández de Kirchner apuntó que "en un ejercicio histriónico, el fiscal Luciani dijo que miró las 9 mil fojas del expresidente sobre las llamadas del celular del exsecretario de Obras Públicas (José) López, se le pasaron más de 400 llamados telefónicos de (Luis) Caputo, hermano de la vida de (Mauricio) Macri, y ahí sí se denotaba una gran familiaridad con López".

"En este mismo tribunal fiscales y jueces juegan al fútbol con el expresidente en su quinta Los Abrojos. Y eso a nadie le parece extraño", fustigó la Vicepresidenta, quien agregó: "Estamos ante un claro caso de prevaricato".