Cristina Kirchner se reunió en su despacho con el senador del PRO, José Torello, ex jefe de asesores de Mauricio Macri y uno de sus principales confidentes. Fue hace un mes y por gestión de Adolfo Rodríguez Saá, quien trabaja en un gran acuerdo nacional que sólo puede darse si los dos ex presidentes se dan la mano.

Torello ocupa su banca desde marzo en reemplazo de Esteban Bullrich, quien renunció afectado por Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA). 

¿Unidad nacional? Cristina tiende puentes con un Macri que se niega dar el paso

Adolfo es su amigo de hace décadas por cuestiones familiares, fue uno de los primeros colegas en llamarlo cuando asumió y le propuso abrir un canal de diálogo entre Macri y la vicepresidenta. El puntano estuvo enfrentado a Cristina durante sus presidencias, pero se reencontraron en el Senado en 2017 e iniciaron un vínculo cotidiano. 

Desde que Cristina es vicepresidenta, Rodríguez Saá es uno de los senadores que más veces visita su despacho. Por caso, permaneció a su lado hace un año durante su primera crisis con Alberto, cuando por unos días obligó a renunciar a sus funcionarios del gabinete hasta poder rearmarlo a su gusto. 

Adolfo Rodríguez Saá gestó hace un mes la reunión entre Cristina y el senador Torello, uno de los principales confidentes de Macri. El puntano es vecino de Cristina y se ha vuelto uno de los senadores que más seguido entra a su despacho.

La vice no tenía buenas referencias de Torello: lo identifica como uno de los integrantes de la "mesa judicial", el grupo de ex funcionarios que según denunció se reunía para armarle causas judiciales. Pero, al parecer, no se deja llevar por el rencor y aceptó la oferta de diálogo. El senador consiguió la autorización de Macri y fue a su despacho del primer piso, en una reunión que recién trascendió este lunes.

Fue parte de versiones del fin de semana sobre un posible acercamiento entre las dos principales figuras políticas del país, que tuvo otros episodios como el mensaje de solidaridad que el diputado Eduardo Valdés le envió a Macri cuando supo que había sido amenazado. 

¿Unidad nacional? Cristina tiende puentes con un Macri que se niega dar el paso

El ex presidente no le contestó pero sí lo hizo la titular del PRO, Patricia Bullrich. Valdés es otro de los dirigentes del oficialismo decidido a buscar la unidad nacional y tiene diálogo frecuente con Cristina, quien lo tuvo de embajador en el Vaticano por su amistad con Jorge Bergoglio

En sus tiempos de cardenal, el Papa Francisco se anotaba en su currículum haber gestado el acuerdo que sirvió para pacificar el país en 2002, cuando fue clave que confluyeran las figuras políticas del momento: Eduardo Duhalde y Raúl Alfonsín. Fernando de la Rúa era el presidente caído en desgracia.