Tras la polémica resolución del Banco Central que generó disconformidad en el sector agropecuario, el secretario de Agricultura de la Nación, Juan José Bahillo, admitió que se enteró "minutos antes" de que la resolución del Banco Central se diera a conocer.

Agricultura en llamas: el dólar soja ingresó en la nube de incertidumbre tras el cepo del BCRA

“Me enteré de la Resolución del Banco Central minutos antes de que se publique. No sé en qué momento se enteró Massa", expresó en declaraciones con Metro, un día después de la medida.

Agricultura en llamas: el dólar soja ingresó en la nube de incertidumbre tras el cepo del BCRA

Y manifestó su diferencia de criterios con el organismo liderado por Miguel Pesce:

Massa coincidió en mi mirada de permitir a las personas físicas acceder al mercado de divisas. La medida tomada ayer no le sostenía las reglas de juego a los productores

Poco más tarde, en otro medio afirmó que la medida "no iba de acuerdo a la propuesta que teníamos del 'dólar soja'. Las personas físicas pueden acceder a cualquier tipo de mercado de moneda extranjera". Afirmó que el 60% de lo que ingresó por dólar soja corresponde a personas físicas.

El programa de dólar soja es muy bueno y viene superando las expectativas

Y aclaró porque escribió el tuit luego de la medida tomada por el organismo:

Entendíamos que perjudicaba más de lo que podía beneficiar y que quitaba previsibidad

Por último, descartó tajante una prórroga al programa destinado a exportadores:

La medida del dólar soja se termina el 30 de septiembre, no hay posibilidad que continúe

El Banco Central dispuso este lunes que las grandes agroexportadores que vendieron dólar soja no podrán acceder al mercado de cambios oficial, ni a la Bolsa para comprar MEP o CCL.

Los agentes económicos que hayan vendido soja en el marco del Programa de Incremento Exportador no podrán acceder al mercado de cambios para compras de moneda extranjera ni tampoco realizar operaciones con títulos y valores con liquidación en moneda extranjera (Banco Central)

Esta medida ocurre en un contexto donde los dólares financieros vienen de anotar cuatro fuertes subas consecutivas, y de tocar máximos en 2 meses superando los $300.

Es decir, que los que aprovecharon las liquidaciones a un “dólar soja” que tuvo como objetivo acelerar la venta de esta oleaginosa, verán restringidas sus posibilidades de acceso al mercado de cambio.