Julio César de Arruda había sido designado al frente del Ejército por Lula el 20 de diciembre bajo el criterio de antigüedad en un contexto de recambio de la cúpula militar como gesto de autoridad ante la cercanía con Bolsonaro. Tras su designación, se conocieron tuits de Arruda con mensajes claramente contrarios al nuevo presidente, avalando la teoría del fraude y en apoyo al gobierno de Bolsonaro

La toma de Brasilia del 8 de diciembre agudizó la desconfianza tanto los rumores de apoyo militar a esa ofensiva como por la falta de información e inteligencia suministrada por la jerarquía militar. Lula fue presionado para despedir a su ministro de Defensa, José Mucio, pero luego de una charla con sus asesores personales en temas militares deicidio no hacerlo para evitar una crisis mayor con las Fuerzas Armadas

Sin embargo, el presidente brasileño decidió remover al jefe militar para poner fin a la crisis y reconstruir un diálogo que, carece de toda confianza. "La decisión de Lula es correcta. No creo empeore la crisis porque quien está en el Alto Mando no quiere romper la jerarquía", reveló una fuente de diálogo con los comandantes. 

Seguiremos garantizando nuestra democracia, porque la democracia presupone libertad y garantías individuales y públicas. Y es el régimen del pueblo, de alternancia en el poder. Es el voto. Y, cuando votamos, tenemos que respetar el resultado de la urna

"Muchos de los que estaban en el Gabinete de Seguridad Institucional están apareciendo en las investigaciones de los hechos en Brasilia, así que no me sorprendería si incluso Augusto Heleno fuera demandado", agregó. Augusto Heleno fue el jefe de seguridad institucional del ministerio de Seguridad de Bolsonaro y uno de los mentores del ex presidente. 

Antes de llegar a la cumbre de la CELAC, Lula echó al jefe del ejército brasileño

Fue profesor en la academia militar y un profundo anti-petista. Heleno escribió los discursos de Bolsonaro para la ONU y otros escenarios internacionales y fue uno de los que nutrió la narrativa anti-globalista. No sería el único militar en tener problemas judiciales en el corto plazo. Otro apuntado es el vice Walter Souza Braga Netto

Júlio Cesar de Arruda será reemplazado por el comandante militar del Sudeste, general Tomás Miguel Miné Ribeiro Paiva. El viernes Paiva afirmó que se debe respetar el resultado de las votaciones electrónicas en la primera manifestación pública de un mando militar desde los hechos delictivos del 8 de enero. 

"Seguiremos garantizando nuestra democracia, porque la democracia presupone libertad y garantías individuales y públicas. Y es el régimen del pueblo, de alternancia en el poder. Es el voto. Y, cuando votamos, tenemos que respetar el resultado de la urna", dijo. En el PT están seguros que la rápida accion de Lula desactiva cualquier intentona golpista y aísla a Bolsonaro que, podría cargar con duras acusaciones judiciales.

Fuentes: lapoliticaonline.com, lamovidaplatense.com.ar, noticiasensenada.info, primerapagina.info y visionpolitica.info