Trabajadores sindicalizados vinculados al sector energético reclamaron al Gobierno federal por la reanudación de las obras de la Central Nuclear de Atucha III en la localidad de Lima, provincia de Buenos Aires.

La construcción de Atucha III, la cuarta central nuclear en el país, es uno de los proyectos de infraestructura más significativos firmados entre Argentina y China, con una inversión de alrededor de 8.300 millones de dólares.

Atucha III en el limbo: la cuarta central nuclear del país en medio de la disputa geopolítica entre China y EEUU

Sin embargo, la incertidumbre se apoderó de los sindicatos ligados a la construcción de la central, al confirmarse que no fue contemplada en el presupuesto del Poder Ejecutivo nacional para el año 2023.

"Estamos afectados y nos preocupa muchísimo la suspensión de la construcción de la cuarta central nuclear argentina", expresó el delegado de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) en Atucha, Ernesto Simionato.

Atucha III en el limbo: la cuarta central nuclear del país en medio de la disputa geopolítica entre China y EEUU

Simionato destacó que en el sector nuclear "no se puede hablar de una reactivación plena porque acaban de suspender un proyecto de semejante complejidad". La suspensión tiene no solo efectos sobre la soberanía energética nacional , señaló, sino también en el plano laboral.

"No queremos volver [...] a tener que estar peleando por compañeros despedidos, porque sabemos en qué termina cuando se frena un proyecto de esta magnitud", destacó el dirigente sindical, rememorando los casi 2.000 despidos en el Complejo Atucha durante el Gobierno de Mauricio Macri (2015-2019).

"Si no nos tienen en cuenta dentro de su agenda, vamos a tener que protestar sea donde sea esto que quede claro, nosotros estamos para bancar a los trabajadores que estaban esperanzados con este proyecto", concluyó Simionato.

El 1 de febrero de 2022, se firmó el contrato entre Nucleoeléctrica Argentina S.A. y la Corporación Nuclear Nacional de China para la construcción de Atucha III, la cuarta central nuclear en el país, con una vida útil inicial de 60 años.

Las obran preveían la creación de 7.000 empleos y la integración de un 40% de proveedores nacionales.