Durante el 17 al 19 de octubre, la Fuerza de Paz Conjunta CombinadaCruz del Sur” llevó a cabo un ejercicio en la localidad de Pigüé, Provincia de Buenos Aires. El objetivo del despliegue fue reforzar la práctica en operaciones militares de paz ante un posible escenario de despliegue bajo mandato del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Zona Militar tuvo la posibilidad de estar presente durante una de las jornadas de actividades, ocasión en la que pudo apreciar el adiestramiento ejecutado por el personal y medios pertenecientes al Ejército Argentino y a la Armada Argentina.

El ejercicio en cuestión se realizó en la Base de Apoyo Logístico Pigüé, ocasión para la cual se contó con la participación de efectivos pertenecientes a unidades de la Brigada Mecanizada X y elementos de la Fuerza de Infantería de Marina de la Flota de Mar, los cuales componen el Batallón Conjunto Argentino “Cruz del Sur”.

Demostración de capacidades conjuntas:  la Armada y el Ejército en la Fuerza de Paz “Cruz del Sur”

La Base de Operaciones estuvo a cargo de una de las subunidades del Regimiento Infantería Mecanizado 12, habiendo iniciado la primera etapa mediante el despliegue del grupo adelantado para su instalación en el mes de agosto con el objetivo de brindar capacidad para sostener el despliegue de 101 efectivos, así como los componentes aéreos y terrestres del Ejército Argentino, más precisamente: vehículos de combate blindados a rueda 6×6 Norinco WMZ-511B1, helicópteros Bell UH-1H Huey II del Comando de Aviación Ejército y camiones Oshkosh FMTV 6×6.

En lo referido a las capacidades de las instalaciones emplazadas, las mismas disponen de facilidades tales como comedor; habitaciones; cocina; contenedores privados para el Jefe de Base; espacio para la Plana Mayor; Puesto Comando; carpas para personal, sanidad y lavadero.

Demostración de capacidades conjuntas:  la Armada y el Ejército en la Fuerza de Paz “Cruz del Sur”

Por su parte, nuestra cobertura con la FPCC “Cruz del Sur” coincidió con la visita de diversas autoridades del Ejército Argentino y de la Armada Argentina, las cuales recorrieron las instalaciones de la unidad y se les presentó las conclusiones en base a la experiencia del despliegue; tales como los tiempos necesarios y el personal utilizado para establecerse completamente.

La actividades fueron presididas por el jefe del Estado Mayor del Ejército, General de División Guillermo Olegario Gonzalo Pereda, contando también con la presencia del Comandante de Adiestramiento y Alistamiento del Ejército, General de Brigada Sergio Javier Pucheta; el Comandante de la Fuerza de Despliegue Rápido, General de Brigada Federico Javier Torres; el Comandante Operacional de las Fuerzas Armadas, General de Brigada Jorge Fabián Berredo; el Jefe del Estado Mayor Conjunto Combinado (núcleo), Coronel Hugo Daniel Soria, el Comandante de la Infantería de Marina, Comodoro de Marina (IM) Fernando Daniel Terribile y el comandante de la Fuerza de Infantería de Marina de la Flota de Mar, Capitán de Navío (IM) Luis Alejo Bonanni.

Demostración de capacidades conjuntas:  la Armada y el Ejército en la Fuerza de Paz “Cruz del Sur”

Una vez finalizada las formalidades de la formación de apertura, pudimos presenciar las diferentes actividades realizadas por las secciones del Regimiento Infantería Mecanizado 12: de acuerdo con lo expresado por el Jefe de Operaciones, la ejercitación se basó en que la base se localizara, dentro de una zona que se encuentra en conflicto. Ante esta situación, se solicitó la intervención de Naciones Unidas, lo que derivaría en el despliegue e instalación de la Fuerza de Paz Conjunta Combinada bajo la responsabilidad de la compañía del Regimiento 12.  Las actividades de la jornada simularon diversos escenarios a los que los efectivos posiblemente tengan que hacer frente en una misión real.

Una vez iniciado el ejercicio, a las tres secciones participantes les fueron asignados puestos a su cargo así como tareas por ejecutar. Las actividades se desarrollarían con cada elemento cumpliendo su misión, situación que podría evolucionar de acuerdo con las incidencias que se fueron presentando, y que deberían ser resueltas de acuerdo a las reglas de empeñamiento.

Demostración de capacidades conjuntas:  la Armada y el Ejército en la Fuerza de Paz “Cruz del Sur”

El primer escenario simuló un Puesto de Control o Check Point operado por una fuerza de la magnitud de una compañía, teniendo como tarea la de ejercer control de una ruta, el tránsito sobre la misma y detectar anomalías. Con ese marco inicial, no pasaría mucho tiempo hasta que se presentó la primera incidencia: un vehículo intentó cruzar el checkpoint con armamento no declarado, procediéndose a su incautación. Luego del primer incidente, la situación sumó nuevos factores de complejidad como fueron la presencia de personal femenino que se aproximó solicitando asilo y el requerimiento de una evacuación aérea de un herido (MEDEVAC), tarea para la cual se dispuso del apoyo de un helicóptero Bell UH-1H del Comando de Aviación del Ejército Argentino.

El segundo escenario se llevó a cabo en un Puesto de Observación (O.P.), posición que fue ocupada por una sección y que tuvo bajo su responsabilidad la observación y reporte de las actividades de una zona determinada. A su vez, se mantuvo una en reserva, la cual consiste en un elemento alistado para ser usado ante cualquier eventualidad. En esta ocasión, la reserva tuvo como misión oficiar de escolta a un convoy compuesto por un camión Oshkosh FMTV 6×6 portacontenedores que llevaba víveres para asistir a la comunidad.

Demostración de capacidades conjuntas:  la Armada y el Ejército en la Fuerza de Paz “Cruz del Sur”

Con la operación del convoy en marcha, en paralelo se simuló el accionar de un individuo hostil que pretendía tomar acciones contra las fuerzas de la ONU. Una vez identificado, se informó de la situación, dando la orden a la reserva para iniciar una operación helitransportada de inserción de tropas. Tres módulos integrados por un vehículo 4×4 y dos helicópteros participaron de la operación, la cual consistió en establecer un cerco inicial para evitar el ingreso y egreso de personal. Un tercer módulo a bordo de un helicóptero Huey II realizaría la infiltración vía fast rope para dar seguridad al puesto, entrando posteriormente en combate. Una vez finalizada la aprehensión, se procedió a realizar la extracción aérea del personal. 

La tercera y última actividad que pudimos presenciar contó con la participación de una patrulla de exploración a la cual se le asignó cómo misión ejecutar un reconocimiento con un límite de horario, utilizando vehículos de combate. Al momento de la salida de la patrulla, uno de los vehículos activa una mina terrestre provocando heridas a uno de sus integrantes, por lo que la situación derivaría en la respuesta de los efectivos ante el ataque, asegurar la zona y lograr la extracción aérea del herido (MEDEVAC).

Demostración de capacidades conjuntas:  la Armada y el Ejército en la Fuerza de Paz “Cruz del Sur”

La jornada de intensas actividades cerraría con la ejecución de operaciones helitransportadas nocturnas, haciendo uso de una de las capacidades vitales que aporta la Aviación de Ejército gracias a sus tripulaciones y helicópteros calificados para vuelos en formación utilizando gafas de visión nocturna. Tal como hemos informado desde Zona Militar, el Comando de Aviación de Ejército ha logrado adquirir y mantener esta capacidad, la cual requiere una notable inversión a la hora de formar y capacitar recursos humanos así como disponer los recursos materiales.

A lo largo del ejercicio pudimos apreciar en la práctica lo que nos fue oportunamente explicado durante nuestra entrevista inicial a la Fuerza de Paz Conjunta Combinada, presenciando todos los engranajes y aspectos necesarios a la hora de desplegar que tiene una fuerza de este tipo. Cómo bien fue explicado en la entrevista realizada, Cruz del Sur surgió como una iniciativa en el año 2005 de Argentina y Chile con el objetivo de fortalecer y cimentar las medidas de confianza mutua entre ambos Estados. En caso de que ONU dictamine que la Fuerza de Cruz del Sur deba desplegar en una respectiva zona para una Misión de Paz, la misma tiene hasta 90 días para desplegarse en su totalidad en el destino -luego de los 7 días de aceptación de la misión-.

Demostración de capacidades conjuntas:  la Armada y el Ejército en la Fuerza de Paz “Cruz del Sur”

En base a las conclusiones obtenidas del despliegue realizado en Pigüé, la Fuerza de Paz “Cruz del Sur” demostró estar a la altura de los requerimientos de las Naciones Unidas, poniendo en práctica la coordinación con los elementos de las distintas fuerzas y el intercambio con las fuerzas armadas de Chile.  Además, demostró un significativo avance en cuanto a tiempos y capacidades a considerar para próximas situaciones, dado el extremo cuidado que debe tener el personal para el accionar.

Desde ya agradecemos profundamente a las autoridades de la Fuerza de Paz Conjunta Combinada “Cruz del Sur”, a las autoridades del Estado Mayor Conjunto, y al Regimiento de Infantería Mecanizado 12 por la cordial invitación.