Con 180 afirmativos, 22 negativos y 49 abstenciones, la Cámara de Diputados aprobó en general el proyecto de presupuesto 2023 a las 05.12 de esta mañana, tras una larguísima y tediosa sesión, bajo la atenta mirada del Ministro Sergio Massa.

Germán Martínez, titular del bloque del Frente de Todos, ratificó “la orientación” del presupuesto señalando el impacto de la pandemia, la guerra entre Ucrania y Rusia, y la herencia del macrismo: “El presupuesto tiene todos los condimentos que nos permiten reivindicar la sensatez, la responsabilidad a la hora de plantear los objetivos de la política económica”.

Es tuyo, Sergio: con una mayoría absoluta, el Presupuesto 2023 obtuvo media sanción y ahora mueve el Senado

“Venimos con orgullo a reivindicar este presupuesto, las convicciones son importantes y las seguiremos poniendo siempre sobre la mesa. Vamos a tratar que este presupuesto sea la hoja de ruta que permita reconstruir una esperanza en el pueblo argentino y que el 10 de diciembre de 2023 otro compañero o compañera de nuestro espacio político siga gobernando los destinos de la patria”, concluyó Martínez.

Rodrigo De Loredo, presidente del bloque de Evolución Radical, acusó que “este presupuesto es hijo de sus debilidades, es hijo de sus miedos, del miedo a la constante irresponsabilidad de la que han hecho gala y ahora tienen miedo que les explote en las urnas”. “Tienen miedo a perder la teta del Estado, este presupuesto es la más clara expresión del rendimiento ante la realidad”, apuntó contra el oficialismo.

“No les vamos a votar sus retenciones, sus blanqueos, sus concesiones a organizaciones gremiales cartelizadas, no le vamos a votar este caballo de troya que se insinúa como de equidad tributaria pero que esconde una estrategia de deslegitimación del Poder Judicial”, expresó De Loredo.

Es tuyo, Sergio: con una mayoría absoluta, el Presupuesto 2023 obtuvo media sanción y ahora mueve el Senado

Pasadas las 4.30 de la madrugada comenzaron los cierres individuales de los presidentes de los bloques. Juan Manuel López, titular de la Coalición Cívica, fue el primero en hacer uso de la palabra previo a la votación en general. “Que sea el último presupuesto del lobby, que sea el último presupuesto corporativo, este modelo es una vaca flaca que cría el último ternero, que no da más leche... ojalá no haya mas vacas sagradas, empecemos a tener un presupuesto mejor. Cuenten con nuestro partido para votar en contra de este presupuesto y dar todas las discusiones”, criticó.

Emiliano Yacobitti, de Evolución Radical, señaló -parafraseando a dirigentes del oficialismo- que el Gobierno busca “sacarle un privilegio” a los jueces “porque no le gusta los fallos de la Justicia”. “Creo que hay que terminar con los privilegios de todos, no solo del sistema judicial; ni siquiera el Frente de Todos entero lo va a votar, por lo tanto no van a estar los votos, y si se juntaran los votos va a ser inconstitucional. ¿Por qué siguen insistiendo y no retiran el proyecto y lo tratamos la semana que viene?”, planteó enfatizando que el kirchnerismo quiere “seguir deslegitimado un poder judicial que ya está bastante deslegitimado”.

Ganancias al Poder Judicial

Otro de los artículos que generó controversias fue el que proponía el cobro del impuesto a las Ganancias a jueces, fiscales y trabajadores del Poder Judicial. La iniciativa había sido incluída sorpresivamente el jueves en la última reunión de la comisión de Presupuesto y fue duramente criticada por las asociaciones de fiscales y magistrados.

YouTube video player

El artículo fue rechazado por 134 votos negativos y 116 afirmativos. Entre los votos en contra se destacaron los oficialistas Vanesa Siley y Sergio Palazzo, ambos de extracción sindical.

Durante el debate, desde el oficialismo remarcaron que el costo fiscal de la exención de Ganancias a Jueces será de $237.850 millones para 2023. “Si hay gente que gana 2 millones de pesos y no pagan Ganancias, tienen que empezar a pagar. A esta altura del partido esto es un privilegio inaceptable”, había planteado el diputado Marcelo Casaretto, autor de la iniciativa. “Es un privilegio que le cuesta al Estado un 0,16 del PBI, no es un tema menor”, detalló el diputado Itai Hagman del Frente Patria Grande.