Máximo Kirchner ofreció no integrar la mesa de conducción del Frente de Todos para que Alberto Fernández finalmente acepte armarla, como pretenden amplios sectores del peronismo.

"Yo no quiero estar", afirmó el líder de La Cámpora, que también le pidió al Presidente que incluya a los propios como Héctor Daer y Emilio Pérsico en esa mesa.

Máximo se ofrece como el "Cordero Pascual" para que Alberto llame a la mesa del FDT

Se trata de un gesto de Máximo que revela que en el kirchnerismo ven con cierta urgencia que Alberto arme esa mesa de conducción, algo que también reclama Sergio Massa. "Que esté Cristina, que esté Massa, que esté Daer, que esté Pérsico, que esté Wado, yo ni quiero estar", afirmó Máximo durante su participación en El Método Rebord

"Creo que tiene que haber un lugar en el que tienen que debatir las cosas, yo en este momento prefiero ayudar desde un lugar que es hablar con todos los compañeros que pueda, con la gente, recorrer", argumentó el diputado nacional. "Hay gente que en esta coyuntura lo puede hacer mucho mejor que uno, no me interesa", insistió.

Máximo dijo que la mesa también debería tener representados a los gobernadores del Frente de Todos e incluso a los intendentes. 

Hay muchos elementos dentro del Frente, hay intendentes que gestionan muy bien, que conocen y saben lo que se trata. Tenemos un recurso dirigencial que puede rendir mucho más de lo que rinde hoy

La idea de la mesa de conducción del Frente de Todos fue reflotada hace dos semanas por Massa en medio de un debate enérgico sobre la suspensión o no de las PASO. La idea del tigrense -que sostiene desde los inicios del gobierno de Alberto- fue respaldada por Wado de Pedro.

"Que el Presidente llame a la mesa política del Frente de Todos para fijar una única posición. No lo digo desde la cosa imperativa, sino desde la inteligente. Hay cosas que nosotros como coalición tenemos que debatir", propuso el ministro de Economía. El Presidente no se refirió al tema, pero mandó a Aníbal Fernández a decir que "no tiene por qué funcionar esa mesa".

En el kirchnerismo, el massismo y entre algunos gobernadores e intendentes creen necesaria la conformación de esa mesa para ordenar la discusión interna, que actualmente se da en tono belicoso por los medios y las redes. 

Un dato curioso es que fuentes del peronismo aseguran que en las charlas internas sobre este tema los sectores más cercanos a Alberto como la CGT y el Movimiento Evita apoyan la conformación de la mesa política del Frente, por lo que no entienden la negativa del Presidente

En esos sectores creen que hay que armar un ámbito de debate político para ordenar las discusiones y darle respaldo a las decisiones, que consideran que actualmente se toman sin debate y por eso no tienen apoyo interno en el Frente. Un ejemplo que se menciona es el debate sobre bono o suma fija, que Alberto intentó cerrar desde París a pesar de la posición contraria de Massa y Cristina.

Un dato curioso es que fuentes del peronismo aseguran que en las charlas internas sobre este tema los sectores más cercanos a Alberto como la CGT y el Movimiento Evita apoyan la conformación de la mesa política del Frente, por lo que no entienden la negativa del Presidente. 

En el kirchnerismo estiman que se trata de un intento de Alberto de mostrar poder en la interna y descartan que puedan convocarla sin su respaldo porque creen que el único con potestad para hacerlo es el Presidente.