El presidente del bloque del PRO en la Cámara de Diputados, Cristian Ritondo, tendrá hoy martes su gran cumbre en Pinamar. Si bien el cónclave se publicita como la muestra  pública del equipo técnico que pretende llevar a la gobernación bonaerense en 2023, el dato central estará puesto en la presencia de dirigentes aliados que responden a las dos principales líneas del ala dura que comandan el expresidente Mauricio Macri y la jefa del partido amarillo, Patricia Bullrich, que marcarán el gran acuerdo que tienen para enfrentar a los moderados del partido que lidera el alcalde porteño, Horacio Rodríguez Larreta

En la cumbre, que se llevará adelante en el Garden Suit Hotel, ubicado en pleno corazón de Pinamar, mostrarán un video que el expresidente grabó para respaldar al candidato a gobernador, bajo la misma modalidad discursiva que utilizó al presentar su segundo libro: "Dará un apoyo a la idea de Para qué queremos gobernar la provincia".

Pinamar recibe a Ritondo en una cumbre de los Ultras del PRO

Junto con la presencia de Gerardo Milman, mano derecha y principal armador federal del proyecto presidencialista de Bullrich, Hernán Lombardi, uno de los pocos hombres de confianza que tiene Macri, Néstor Grindetti, otro de los intendentes incondicionales al expresidente y María Eugenia Vidal, la diputada que es el principal sostén territorial del plan ritondista, se abrirá una seria de exposiciones sobre temas políticos y de gestión.

El diputado Alejandro Finocchiaro y el legislador Sergio Siciliano hablarán sobre educación; la exjefa de gabinete del Ministerio de Hacienda bonaerense Milagros Gismondi y el exministro de Agroindustria Leonardo Sarquís estarán al frente de los módulos de economía y producción; el expresidente del Hospital Garraham Carlos Kambourian, que también estuvo en el acto de Bullrich en Rosario, expondrá sobre salud; y el exministro de Gestión Cultural Alejandro Gómez también hablará sobre su área de incumbencia. Además del jefe de los equipos técnicos e intendente anfitrión, Martin Yeza, se espera la presencia del grupo de legisladores y legisladoras que responden de manera directa a Ritondo como Juan Carrara, Walter Lanaro, Matías RanziniAnastasia Peralta Ramos y Johana Panebianco.

Pinamar recibe a Ritondo en una cumbre de los Ultras del PRO

Este encuentro será un capítulo más de la historia que comenzó en la cena compartida por Bullrich, Ritondo y los integrantes de la mesa chica de cada uno de los campamentos del ala dura del espacio a mediados de septiembre. Tal como dio cuenta Letra P, en aquella oportunidad, con foto incluida, comenzaron a construir un acuerdo de beneficios mutuos, en el que la presidenta del PRO podría ganar a un nuevo candidato a gobernador con volumen electoral propio y el diputado podría obtener una referencia nacional sólida en caso de que Vidal finalmente desista de su aspiración presidencialista y compita por la jefatura de la Ciudad de Buenos Aires. De hecho, hubo rumores de una reunión entre Larreta y Vidal en este sentido.

Según pudo saber este medio, el acuerdo no se hace explícito para no detonar la interna del ala dura, sobre todo porque Bullrich ya encumbró a dos candidatos a gobernador propio, el intendente de Capitán Sarmiento, Javier Iguacel, y el senador bonaerense Joaquín de la Torre; y algo similar sucede con Ritondo, que no apoyará a la exministra de Seguridad si Vidal aún sostiene cierto margen de posibilidad de competir por la Casa Rosada. Aún así, uno de los integrantes de la mesa de los martes de Bullrich sostuvo que esa definición llegará en marzo del próximo año, pero esperan que el candidato a gobernador lo haga antes. "No lo podemos esperar tanto a Ritondo, para marzo falta una eternidad", remarcó.

Como sea, con las tensiones internas en aumento, todas las partes consultadas coincidieron en destacar la unidad del espacio, eso pese a que todos los movimientos en territorio bonaerense se encaminan a un choque electoral contra el diputado Diego Santilli, la principal apuesta de Larreta para la provincia, que, si bien está en el podio de instalación e intención de voto de Juntos por el Cambio, aún no logró siquiera una fotografía con Macri, pese a los esfuerzos por conseguirla.