El peronismo es uno de los movimientos políticos más diversos, capaz de encauzar dentro de sus filas a sectores de izquierda y derecha por igual, todos bajo el ala del Partido Justicialista. Allí se encuentra parte de la receta de la supervivencia de la fuerza política a lo largo del tiempo. Claro que, esta particularidad es también un arma de doble filo: las diferencias domésticas se convierten rápido en ásperas internas. Y esto complica la convivencia puertas adentro y en ocasiones, con virulencia hacia afuera.

Y si hay una provincia con diferencias de larga data entre sus dirigentes es Río Negro. Allí, se dividen las aguas entre -al menos- dos sectores del justicialismo: por un lado, el que lidera el ministro de Justicia de la Nación, Martín Soria; mientras que en la vereda de enfrente se ubica el senador Martín Doñate, máximo referente de La Cámpora en la provincia. Su reyerta viene de hace tiempo y tiene de fondo una aspiración por la gobernación, más allá de claras disidencias al momento de construir liderazgos.

Segundos afuera: la interna del PJ Rionegrino tiene como principal beneficiario a Weretilneck

¿Qué pasó ahora? La actual conducción del PJ rionegrino responde a Doñate y la encarna el intendente de Lamarque, Sergio Hernández. O al menos, así era hasta hace poco más de dos semanas, cuando a raíz de un enojo por una alianza política, fue desbancado por el sector que lidera Soria. Descontentos por la conformación de “Nos Une Río Negro”, el tribunal de disciplina partidario suspendió al legislador nacional y a un grupo de intendentes y varios diputados provinciales. Tras las sanciones, el organismo quedó en manos de María Emilia Soria, hermana del ministro. Todo orquestado por el titular de la cartera judicial nacional.

Lo que está pasando es que con la excusa de ‘Nos une Río Negro’, el sector de Doñate va camino a una alianza con (Alberto) Weretilneck. Y hay sectores del peronismo tanto autoridades como afiliados que no quieren eso”, confió una fuente cercana al sorismo. La acusación remite a la buena relación que han mostrado los senadores en el Congreso, con gestiones conjuntas. Hábil, el exgobernador sabe que su aceitado vínculo hace mella en la casa del PJ.