El ministro del Interior, Wado de Pedro, aseguró hoy que la decisión de la Corte Suprema de otorgar a la Ciudad de Buenos Aires el 2,95 por ciento de la masa de impuestos coparticipables de la Nación por la transferencia de la Policía, "es un fallo contrario a una solución", al que además catalogó de "arbitrario, electoralista y antifederal".

El titular de la cartera de Interior lo expresó esta mañana durante una entrevista con Reynaldo Sietecase en Radio con Vos, donde dejó en claro que el fallo que favoreció a la Ciudad "fue entre gallos y medianoche, cuando la Corte -después de dos años-resuelve una cautelar de CABA".

Wado de Pedro afirmó que "el fallo de la Corte es lo contrario a una solución: es arbitrario, electoralista y antifederal"

Por eso, añadió de Pedro, "ver semejante injusticia, donde la Ciudad que tiene la mayor calidad de vida, la más chica en territorio, en contra de la necesidad del resto de la Argentina, deja en claro que es un fallo político y que va en contra de la Constitución Nacional, que dice que los recursos tienen que tender a resolver los desequilibrios de la Argentina". 

En ese sentido, confió que la decisión de la Corte lo sorprendió, principalmente "cuando la politización del poder judicial hace algo tan en contra de la Constitución. Venían diciendo que podía ser que la Corte falle a favor de la Ciudad porque los medios nacionales anticipaban el lobby de Larreta; por eso daba la sensación que la Corte podía resolver la cautelar después de 2 años".

Wado de Pedro afirmó que "el fallo de la Corte es lo contrario a una solución: es arbitrario, electoralista y antifederal"

"Lo que hizo el Gobierno nacional y los gobernadores fue seguir discutiendo la arbitrariedad de esa cautelar", indicó de Pedro, quien añadió: "los gobernadores vienen con la misma postura, se presentaron en el expediente, la Corte jamás permitió que las provincias puedan discutir. Cuando se quiere esconder el argumento, es que hacen trampa. Financian la campaña de CABA con la necesidad de las provincias", concluyó.